‘Abd Al Muttalib, el abuelo del Profeta, sallAl-lahu ‘alayhi wa sallam

2407 823

‘Abd Al Muttalib era uno de los jefes de Quraysh. Él era una persona que cumplía sus promesas, tenía  buenos principios, quería a los pobres, servía a los peregrinos, daba de comer a la gente en tiempo de hambruna y alimentaba a los animales salvajes y las aves en las cimas de las montañas. Era noble, respetable y muy generoso, a tal punto que  Quraysh le llamaban Al Fayyad "el magnánimo". Además, él fue quien estableció una alianza entre Quraysh y Al Naÿashi.

‘Abd Al Muttalib era el líder de su gente, pues era el jefe de Banu Hashim y Banu Al Muttalib en la guerra de Al Fiyar. Era noble y poeta, pero murió antes de la aparición del Islam.

De entre de sus hijos los que se convirtieron al Islam son: Hamzah y Al ‘Abbás; y de sus hijas son: Al Baida’ "la madre de Hakim", Barrah,  ‘Atikah "la madre de ‘Abd Al-lah ibn Abu Umayah", Safiyah "la madre de Az-Zubayr ibn Al ‘Awwam", y Arwa "la madre de la gente de Yahch".

‘Abd Al-lah era el hijo más querido de ‘Abd Al Muttalib. Una vez, ‘Abd Al Muttalib hizo un voto que degollaría a uno de sus hijos, si Al-lah le Diera diez hijos. Cuando Al-lah le Dio lo que deseaba, sorteó entre sus hijos para ver cuál sería degollado, y entonces, salió ‘Abd Al-lah, su hijo menor, al que más quería.   ‘Abd Al Muttalib dijo: ¡Señor mío!, sortearé entre él y cien camellos". Y cuando lo hizo, salieron los cien camellos.

Esta situación  indica que Al-lah, Glorificado Sea, Protegía al padre del Profeta, sallAl-lahu ‘alayhi wa sallam.
 
Luego, ‘Abd Al Muttalib eligió una esposa para su hijo ‘Abd Al-lah: Aminah Bint Wahb ibn ‘Abd Manaf ibn Zahrah ibn Kilab. Ella se consideraba la mejor mujer en Quraysh por su noble linaje y por su destacada posición, pues su padre era el jefe de Banu Zahrah. Así, ‘Abd Al-lah se casó con ella y consumó el matrimonio en La Meca.
 
Después de unos meses de su matrimonio, ‘Abd Al-lah participó en la caravana comercial del verano que se dirigía a Ash-Sham (Siria). Pero él se iría para no volver, pues al tiempo volvió la caravana avisando que ‘Abd Al-lah había muerto. Y así, murió antes del nacimiento del Profeta, sallAl-lahu ‘alayhi wa sallam.
 
Cuando Aminah dio a luz al Profeta, sallAl-lahu ‘alayhi wa sallam, lo envió a su abuelo ‘Abd Al Muttalib dándole la buena nueva de la llegada de su nieto. ‘Abd Al Muttalib se alegró mucho de ver a su nieto, entró en la Ka‘bah llevándolo, y agradeció a Al-lah y Le suplicó.
 
Luego, lo llamó “Muhammad” (elogiado), pero este nombre no era común entre los árabes, por eso, le preguntaron: "¿por qué no le pusisteis un nombre conocido?" Él respondió diciendo: "lo llamé así, porque quiero que Al-lah lo Elogie en el cielo, y que la gente lo elogie en la tierra."
 
Se han narrado algunas situaciones que muestran que ‘Abd Al Muttalib cuidaba mucho al Mensajero de Al-lah, sallAl-lahu ‘alayhi wa sallam, después de la muerte de su madre Aminah. Fue narrado, por ejemplo, bajo la autoridad de Abu Ya‘la, que Al-lah le dé Su perdón, con una cadena buena de narradores, que una vez ‘Abd Al Muttalib envió a Muhammad a buscar algunos camellos que se habían extraviado, pero como Muhammad se tardó en volver, ‘Abd Al Muttalib se puso muy triste. Y cuando Muhammad volvió con los camellos, ‘Abd Al Muttalib juró que jamás lo enviaría a hacer nada, ni se separaría de él.
 
También, fue narrado que Abd Al Muttalib acompañaba siempre al Mensajero, sallAl-lahu ‘alayhi wa sallam, y no permitía a nadie que lo despertaracuando dormía. Además, siempre dormía al lado de Muhammad, sallAl-lahu ‘alayhi wa sallam, salía con él, y le otorgó un asiento especial para él.
 
‘Abd Al Muttalib siguió cuidando y protegiendo al Profeta, sallAl-lahu ‘alayhi wa sallam, hasta que sintió la proximidad de la muerte; entonces,  encargó la seguridad de Muhammad a su hijo Abu Talib. ‘Abd Al Muttalib murió, cuando el Profeta, sallAl-lahu ‘alayhi wa sallam, tenía ocho años.  
 

Related Articles