Contribución del Islam a la civilización

25668 1761

 Permítanos recordar nuestra grande y gloriosa herencia examinando brevemente lo que el Islam ha contribuido a la civilización, educación, cultura y desarrollo científico del mundo.

 
A diferencia del Cristianismo, donde la Religión y la Ciencia son dos elementos separados, el estudio de la Ciencia ha sido siempre compatible con el Islam.
 
Algunos jóvenes musulmanes se desaniman al ver el bajo nivel de vida de los musulmanes alrededor del mundo y sus limitadas oportunidades. Ellos también conocen el subdesarrollado estado de la tecnología en los países musulmanes en comparación con los de Occidente. De esta observación, ellos inmediatamente sacan la conclusión de que los países musulmanes son “atrasados”, porque el Islam no se puede adaptar a las condiciones cambiantes, no puede asimilar la ciencia moderna. Algunos incluso van demasiado lejos, al decir que el Islam está en contra del progreso y en contra de los avances científicos. Sin embargo, aquellos musulmanes que han estudiado los primeros periodos de la historia del Islam, sabrán que esto es una idea equivocada y una completa falacia.
 
Permítanos hacer una breve revisión de la contribución del Islam a la civilización, tal como la conocemos:
 
El cero:
 
Primero que nada, el concepto del cero como un número independiente fue desarrollado por los musulmanes. Muhammad ibn Musa fue el primero en usar la anotación del punto decimal.
 
Trigonometría, seno, tangente y co-tangente:
 
Los árabes desarrollaron estas funciones en la Trigonometría, y el trabajo de Ibn Musa Hisab Al Yab wa Al Muqabalah (El cálculo de integración y ecuación) presentó 800 ejemplos en el siglo VIII d.C. Su trabajo fue traducido del árabe al latín, y hasta el siglo XVI este fue el libro de texto más importante sobre el tema en Europa.
 
Geometría y Álgebra:
 
Otro gran matemático fue ‘Umar Jayyam, quien ofreció al mundo geométricas y algebraicas soluciones del segundo grado. Nasirudin escribió el tratado sobre trigonometría cuadrilateral, al igual que trigonometría plana y esférica.
 
Física y Química:
 
Kamaludin examinó la refracción de la luz solar en gotas de lluvia y ofreció una explicación de la génesis de los arco iris primarios y secundarios. La historia de la invención del péndulo y de la presentación del reloj de agua al emperador Carlomagno por Harun Ar-Rashid, es bien conocida.
 
El gran historiador Gibbons escribió en su libro Decline and Fall of the Roman Empire (Vol. 5) que la ciencia de la Química debe su origen y avance a los musulmanes.
 
Ciencias de la Mecánica:
 
El desarrollo de las ciencias de la mecánica en el Islam es un acto de genialidad. Musa ibn Shakir describió cien piezas de equipo mecánico en su libro de inventores.
 
Otro sobresaliente tratado musulmán lo encontramos en Al Kitab Fi Ma`rifat Al Hiya Al Handasiyyah (El libro del conocimiento de invenciones geométricas ingeniosas) de Abu Al Fiaz ibn Ar-Raz, y Al Kitab Mezan Al Hikmah (El libro del equilibrio y la sabiduría) de Al Jazini. Él también hizo trabajos sobre el peso exacto y la determinación de la gravedad específica de las sustancias.
 
La cámara oscura:
 
En el campo de la óptica, la cámara oscura fue inventada por Ibn Hayzam en 1038 d.C.
 
La teoría de la relatividad:
 
Qadi Abu Bakr desarrolló la teoría de la relatividad en el siglo VIII d.C., en términos de tiempo y espacio, por medio de ecuaciones matemáticas y astrofísica. Einstein ni siquiera había nacido en Occidente, quien propuso la misma teoría de la relatividad mucho después, en el siglo XX d.C.
 
Geografía:
 
Los científicos musulmanes establecieron que la tierra era redonda en el siglo IX d.C., y el primer mapa del globo fue diseñado durante el califato de Ma’mun.
 
La fabricación de papel:
 
Esta fue una de las primeras habilidades adquiridas por los musulmanes. Ya en el siglo VIII d.C., papel de alta calidad estaba siendo fabricado en Samarcanda. Egipto tuvo su primer molino de papel en el año 900 d.C. El manuscrito árabe más antiguo escrito en papel es Garib Al Hadiz de Abu ‘Ubayd y data del 837 d.C. Éstos se conservan en Holanda, en la biblioteca de la Universidad de Leyden.
 
Avances en la industria:
 
Bajo el gobierno islámico, España fue un centro industrial. Fue uno de los países europeos más ricos y densamente poblados. Los musulmanes eran líderes en la industria del tejido de lana, seda, alfarería, joyería, cuero y perfumes. En la edad media, el comercio mundial era comandado por los musulmanes y Bagdad, Bujara y Samarcanda, se mantuvieron como centros permanentes para las ferias mundiales hasta el siglo XVI d.C. La famosa biblioteca Bayt Al Hikmah en El Cairo contenía dos millones de libros, la biblioteca de Trípoli contenía cerca de tres millones, pero esta biblioteca fue incendiada por los cristianos durante la primera cruzada.
 
Milagros del Corán:
 
Permítanos considerar los cientos de hechos científicos mencionados en el Sagrado Corán. Por ejemplo, el hecho de que la tierra era inicialmente una parte del sol, y luego de su separación se convirtió en un lugar habitable para la humanidad, como se menciona en la sura 21, aleya 30. Que la materia se constituye de partículas sub-atómicas (sura 10, aleya 61). Que el embrión en el vientre de la madre está encerrado en tres capas epiteliales ( 39, aleya 6). Que cada ser humano tiene una huella digital única ( 75, aleya 4), etc. Existen cientos de otros hechos científicos en el Sagrado Corán.
 
Lamentablemente, hoy en día el Occidente ha tomado la delantera y nosotros nos hemos quedado muy lejos. Sin embargo, el Islam no es el culpable de nuestra decadencia, como le gustaría creer al Occidente, sino únicamente nuestro abandono de los principios islámicos. Debemos reconocer que el Islam es indiscutiblemente la religión más progresiva.
 
Por supuesto, la vida es una lucha muy dura. Sin embargo, esta lucha es un instinto innato de la naturaleza humana. Esta lucha es un camino, pero no una meta ni un objetivo en sí mismo. Debemos hacer un esfuerzo y luchar, pero al mismo tiempo suplicar. Aquí es donde Al Tawakkul viene, es decir, la confianza en Al-lah; porque el destino supera al pensamiento. Debemos confiar en Al-lah por nuestro propio beneficio; porque si el éxito dependiera solamente del esfuerzo personal, entonces nadie en el mundo sería un fracasado. Además, el esfuerzo mismo ha sido predestinado por Al-lah; entonces, el hombre debe hacer su mejor esfuerzo, y dejarle el resto a Al-lah, Alabado sea.
 

Related Articles