Entrando en el enlace matrimonial – III

1987 922

Al Walimah (La fiesta de bodas)

Hoy en día, la ostentación que se exhibe en las fiestas de bodas demuestra que estas festividades se han convertido principalmente en un intento para mostrar a los demás cuánto se ha gastado, en lugar de ser una reunión para expresar nuestra gratitud a Al-lah.
 
A continuación mostraremos el escenario de una Walimah de una pareja musulmana que recientemente se unió en matrimonio. Lea la narración y observe si puede encontrar algo que no sea aceptable para la perspectiva islámica.
 
‘Abdul-lah y Maysuna son una muy feliz pareja debido a su matrimonio y el inicio de una nueva vida juntos. Están planeando su Walimah y están muy emocionados por el evento. Tienen una cena abundante, con toda la decoración en un hotel de lujo, gastando cerca de 20000 dólares. Cincuenta ovejas han sido sacrificadas y también habrá arroz, frutas, dulces, regalos, etc., para todos los invitados. Asistirán 500 de sus parientes y amigos, todos ellos de familias adineradas. Tocará una banda musical; hombres y mujeres tendrán la oportunidad de cantar y bailar en la pista de baile. ¡Es un evento tan alegre!, ¿no es cierto? Este evento no parece muy inusual y, de hecho, se ha convertido en algo muy común en las comunidades musulmanas alrededor del mundo.
 
Desafortunadamente, cuando recapacitamos sobre el asunto, nos damos cuenta que mucho de lo que está teniendo lugar aquí es anti-islámico y desagradable ante Al-lah, el Todopoderoso. En lugar de aprovechar esta oportunidad ideal para glorificar a Al-lah y ser agradecidos por Sus bendiciones, los musulmanes están ignorando la guía establecida por Al-lah e incurriendo en Su ira. A continuación veremos algunos puntos importantes a considerar con respecto a Al Walimah.
 
“No se excedan”:
 
Al-lah Advierte a los creyentes muchas veces en el Corán sobre no ser extravagantes. Al-lah Dice (lo que se interpreta en español):{Aquellos que cuando hacen una caridad no dan todo lo que tienen ni tampoco escatiman sino que dan en la justa medida} [Corán 25:67].
{¡Oh, hijos de Adán! Cubríos [para rezar] y engalanaos cuando acudáis a las mezquitas. Y comed y bebed con mesura, porque Al-lah no Ama a los inmoderados}[Corán 7:31].
 
Existen muchas narraciones del Profeta Muhammad, sallallahu ‘alayhi wa sallam, que incitan a la moderación y advierten contra la extravagancia. La gente debe asumir que una ocasión alegre como una boda debe ser una excepción a esta regla, pero este no es el caso. El Islam se aplica a todas las áreas de la vida y, por lo tanto, debemos adherirnos a él. Actualmente, los musulmanes compiten unos con otros en la cantidad de dinero que gastan, y a menudo se desperdicia una cantidad significativa. Los hombres jóvenes están evitando casarse ya que no pueden afrontar el alto costo que implican las exorbitantes dotes y las fastuosas fiestas de bodas. Todo esto es absolutamente inaceptable, especialmente porque conocemos la importancia del matrimonio en el Islam. Debemos ser cuidadosos en este sentido, ya que todos nos inclinamos a disfrutar del lujo y la elegancia en esta vida.
 
Invitar al los pobres:
 
Abu Hurayrah, que Al-lah esté complacido con él, narró que el Profeta, sallallahu ‘alayhi wa sallam, dijo: “La peor comida es la comida de una fiesta de bodas en la cual el rico es invitado y el pobre es dejado afuera. Si alguien rechaza una invitación, se ha rebelado contra Al-lah y contra su Mensajero”[Muslim, Ibn Mayah y At-Tabarani]. .
 
Ibn Mas’ud, que Al-lah esté complacido con él, dijo: “Si sólo el rico es invitado y el pobre es dejado afuera, se nos ordenó no responder a tal invitación”.
 
Se debe tener la intención de invitar a ambos, tanto al rico como al pobre, y algo de la comida debe darse a los pobres como una forma de agradecer a Al-lah, Alabado sea, por Sus bendiciones. Esto es algo que se puede olvidar fácilmente, pero es muy importante en cuanto a su significado e intención.
 
Apegarse a los límites de Al-lah:
 
Los límites de Al-lah han sido establecidos y aclarados. En relación con Al Walimah, es completamente inaceptable tener una fiesta en la cual se mezclen abiertamente los hombres y las mujeres, bailando y cantando juntos, o sin usar Al Hiyab, con música, etc. Esto induce a toda clase de maldad y tentación, y es una imitación de los no musulmanes. Sin embargo, está permitido que las mujeres y las muchachas jóvenes canten y toquen panderos (únicamente) como parte de la fiesta de bodas. El Mensajero de Al-lah, sallallahu ‘alayhi wa sallam, dijo: “Proclamad el matrimonio, solemnizadlo en la mezquita, y que (las mujeres) golpeen los panderos por esta ocasión”(At-Tirmidhi e Ibn Hibban). ‘A’ishah, que Al-lah esté complacido con ella, reportó que una mujer fue dada en matrimonio a un hombre de Al Ansar (compañeros del Profeta, sallallahu ‘alayhi wa sallam). El Profeta, sallallahu ‘alayhi wa sallam, dijo: “Oh ‘A’ishah, ¿había algún entretenimiento? Al Ansar son gente que disfruta del entretenimiento”(Al Bujari).
 
En otra narración, el texto indica que el Profeta, sallallahu ‘alayhi wa sallam, dijo a ‘A’ishah: “¿Mandaste alguna joven con la novia para golpear el pandero y cantar?”A’ishah, que Al-lah esté complacido con ella, respondió: “¿Qué debe decir ella en su canción?”Entonces,el Profeta, sallallahu ‘alayhi wa sallam, dijo: “Que diga ‘¡hemos venido a ti, hemos venido a ti! Danos la bienvenida, como te damos la bienvenida a ti’” (At-Tabarani).
 
Debemos recordar que el cantar y tocar los panderos, es reservado únicamente para las mujeres y muchachas jóvenes, y no así para los hombres. Ibn Taymiyya, que Al-lah le dé Su perdón, dijo lo siguiente respecto a este tema: “El Profeta, sallallahu ‘alayhi wa sallam, permitió ciertas formas de diversión en las fiestas de bodas y ocasiones similares, así como sólo permitió a las mujeres tocar los panderos durante las celebraciones de bodas. Durante la época del Profeta, sallallahu ‘alayhi wa sallam, ningún hombre solía tocar los panderos o aplaudir con las manos. Más bien, se narró en un relato auténtico que el Profeta, sallallahu ‘alayhi wa sallam, dijo: “El aplaudir es para las mujeres”(Al Bujari). Además, el Profeta, sallallahu ‘alayhi wa sallam, maldijo a “las mujeres que imitan a los hombres y los hombres que imitan a las mujeres” (Ahmad).
 
Es también importante mencionar que está prohibido tener música que acompañe a quien canta, ya que los instrumentos musicales son prohibidos en el Islam.
 
Una Walimah debe ser un momento de felicidad y celebración, pero también es importante recordar que la verdadera felicidad sólo viene a través de la sumisión y obediencia a Al-lah y a Sus mandatos. Esto es especialmente importante en un evento como la fiesta de bodas, ya que se trata de un evento social que celebra el inicio de una nueva familia. Las prácticas que se llevan a cabo en un tiempo y en un lugar, pueden expandirse a otros tiempos y lugares, y también pasar de generación en generación. Desafortunadamente, en nuestros días, muchas de esas costumbres se han desviado del sendero del Islam. Los musulmanes necesitan ignorar sus deseos personales y retornar a la honorable guía dada en el Corán y la Sunnah. Las hermanas pueden tomar la iniciativa en esto con respecto a Al Walimah, ya que a menudo ellas ejercen una fuerte influencia en las decisiones que se tienen que tomar a la hora de planearla y realizarla.
 
Si tomas el control y retornas hacia las prácticas islámicas, estarás escogiendo el camino correcto; y este no sólo será un maravilloso comienzo de tu nueva vida como esposa y luego (por voluntad de Al-lah) como madre, sino que estarás beneficiando a la nación islámica en su conjunto mediante tu ejemplo.
 
Tu Walimah es la celebración de tu nueva vida y de un nuevo emprendimiento para ti y para tu esposo, toma el tiempo para organizar tu vida tomando el rumbo en dirección del Islam, y nunca tendrás que parar o sentirte perdida.
 
Fuente: Al Jumuah Magazine

Related Articles

Artículo más visitado

Mujer & Familia

La vida de casados, entre la extravagancia y la tacañería

A continuación mostraremos algunas frases escuchadas a menudo de un esposo respecto al otro: “Mi esposo es tacaño”; “mi esposo no me compra lo que necesito”; “mi...más