Derechos humanos en la civilización Islámica (Parte 2)

11347 3080

Igualdad entre la gente
Después de honorar al hombre en general y estipular la inviolabilidad de su dignidad, propiedades y vida, el Profeta, sallallahu ‘alaihi wa sallam, enfatizó el derecho de la igualdad entre todas las personas, entre individuos y grupos, entre razas, y entre gobernantes y gobernados. Así, no hay ninguna clase de excepciones por algún título o posición a la hora de ordenar o cumplir una ley; no hay diferencia en la legislación par los árabes y los no árabes, para blancos y par negros, y par los gobernadores y los gobernados. Más bien, la gente se distingue única y exclusivamente por su piedad, y ella está en su corazón y sólo Al-lah conoce lo que encierran los corazones. El Profeta Muhammad, sallallahu ‘alaihi wa sallam, dijo: “¡Oh gente! Verdaderamente su Dios es uno, y ustedes provienen de un mismo padre. Todos ustedes son parte de la descendencia de Adán, que Al-lah Esté complacido con él, y Adán fue creado de arcilla. Verdaderamente el más noble entre ustedes ante la vista de Al-lah es aquel que es el más piadoso. No hay ninguna superioridad de un árabe sobre un no árabe excepto por la piedad” . [Ahmad]
Al mirar cómo el Profeta, sallallahu ‘alaihi wa sallam, se encargó del principio de la igualdad de manera que nos damos cuenta su grandeza e importancia. Abu Umamah, que Al-lah esté complacido con él, reportó que Abu Dhar provocó a Bilal, que Al-lah esté complacido con ambos, mencionándole con desprecio a su madre, le dijo: “Tú hijo de una negra”. Bilal fue al Profeta sallallahu ‘alaihi wa sallam, y le contó la historia. El Profeta sallallahu ‘alaihi wa sallam, se enfadó. Abu Dhar vino y no sabía que Bilal le había contado al Profeta lo que había sucedido. El Profeta sallallahu ‘alaihi wa sallam, al verlo se dio la vuelta y se apartó de Abu Dhar. Abu Dhar entonces le dijo: “¿Hay algo que te está haciendo apartar tu cara de mí y darme la espalda? El Profeta, sallallahu ‘alaihi wa sallam, le dijo: “¿Te burlaste de la madre de Bilal?” Y después dijo: “¡Por Aquel que le reveló el Corán a Muhammad –o usó otra clase de juramento–, nadie es mejor que el otro excepto por sus acciones y buen obrar. Todos ustedes son iguales!” [Al Baihaqui]
Justicia en el Islam
Otro derecho, que además está vinculado al derecho de la igualdad, es el derecho a la justicia. Una de las huellas imborrables que quedaron incrustadas en los anales de la historia respecto a la impartición de justica con igualdad para todos, incluso para los nobles y dignatarios de las naciones, la encontramos en la respuesta que el Profeta, sallallahu ‘alaihi wa sallam, le dio a Usamah ibn Zaid cuando este quiso interceder por la mujer de la tribu Al Majzum, quien había robado: “Por Al-lah, si Fátima, la hija Muhammad, robara, yo mimo le cortaría la mano” [Bujari y Muslim]
El Profeta, sallallahu ‘alaihi wa sallam, también dio el derecho de defensa propia y la posibilidad de que la persona exija lo que es suyo por derecho, dijo: “Sin duda alguna, el acreedor tiene el derecho de exigir que se le pague su deuda cuando se ha cumplido el plazo establecido” [Bujari y Muslim]. Y en este mismo orden de ideas, el Profeta Muhammad, sallallahu ‘alaihi wa sallam, ordenó y aconsejó a todos aquellos que tiene en sus manos el deber de hacer justicia, que no juzguen y condenen a una persona sin haberla escuchado primero (es decir, sin que antes haya tenido la oportunidad de defenderse de los cargos de los que se le acusa), dijo: “Cuando dos litigantes se sienten en frente de ti, no decidas hasta que escuches lo que uno tiene que decir de la misma manera que has escuchado lo que tenía que decir el primero; pues esto te dará una mejor visión para que así tomes la mejor decisión” . [Abu Dawud y At-Tirmidhi. Al Albani lo certificó como auténtico]

____________________________________________________________

Ver también:

Derechos humanos en la civilización Islámica (Parte 1)

Derechos humanos en la civilización Islámica (Parte 3)

Related Articles