Malos entendidos respecto al analfabetismo del Profeta Muhammad -III

11059 4218

Otra de sus tretas la encontramos en la fraudulenta forma en que narran el acontecimiento en el que se menciona que uno de los sabios de los judíos le preguntó a Ibn ‘Abbas, que Al-lah esté complacido con él: “¿El Profeta, sal-lal-lahu ‘alaihi wa sal-lam, escribió algo con su mano?”, y que él dijo: “Quise decir que sí, pero temí que Abu Sufian me desmintiera y dijera lo contrario, así que le respondí: no, no escribe”. Entonces el sabio de los judíos dio un salto, tiró su manto y dijo: “Es el fin de los judíos”.

Esta es una forma descarada de mentir, es un fraude evidente, que se descubre con tan solo volver a la historia original, misma que se encuentra registrada por Al Baihaqui en su libro “Dala’il An-Nubuwah” y también fue mencionada por Ibn Kazir, que Al-lah lo tenga en Su misericordia, en su libro: “Al Bidayah Wan-Nihayah”. Encontramos en este relato, en su forma original: “Preguntó el sabio judío: ‘¿Escribió con su mano?’. Ibn ‘Abbas dijo: ‘Pensé, si él escribiera sería mejor, por lo que quise responder que sí; pero recordé que allí estaba Abu Sufian, quien al darse cuenta de que estaba inventado me desmentiría y diría lo que es correcto; así que respondí: no, no escribe’. Entonces el sabio de los judíos dio un salto, tiró su manto y dijo: ‘Es el fin de los judíos’”. De esta forma queda demostrado que el Profeta Muhammad, sal-lal-lahu ‘alaihi wa sal-lam, era reconocido por su analfabetismo, característica que era una señal misma de su profecía.

Un argumento más que tratan de sumar a su pérfida teoría es el Hadiz registrado por Ibn Mayah, que Al-lah lo tenga en Su misericordia, en el que reporta que Anas ibn Malik, que Al-lah esté complacido con él, mencionó que el Mensajero de Al-lah, sal-lal-lahu ‘alaihi wa sal-lam, dijo: “Vi, en la noche en la que fui ascendido al cielo, inscrito en la puerta del Paraíso: La Sadaqah (limosna) es recompensada por diez veces de su equivalente, y el préstamo por dieciocho veces. Le pregunté a Gabriel: ¿Por qué el préstamo es mejor que la limosna? Respondió: Porque el que pide limosna pueda ser que tenga; mientras que el que solicita un préstamo lo hace por necesidad” . Argumentan que si pudo leer la inscripción, es porque sabía leer y escribir.

Este argumento en realidad no puede ser tomado como prueba, porque es un hadiz extremadamente débil. Tanto Ibn Hayar, como Yahya ibn Mu’in y Abu Zar’ah, que Al-lah los tenga en Su misericordia, demostraron que es Da’if. En todo caso, si aceptáramos que este hadiz es auténtico, dejando de lado todo lo que sobre él se ha dicho, pues se debe tener en cuenta dos puntos: uno es que se sabe que en este suceso era Gabriel el que acompañó al Profeta, sal-lal-lahu ‘alaihi wa sal-lam, y quien le indicaba y explicaba todo lo que veía. El segundo punto es que, aunque el Mensajero de Al-lah, sal-lal-lahu ‘alaihi wa sal-lam, hubiese leído esas palabras en la puerta del Paraíso, eso no indicaría absolutamente nada, pues estamos hablando de un acontecimiento milagroso, que está por fuera de lo que para todos es normal, así que no sería de extrañarse que en este evento él hubiese podido milagrosamente leer esa inscripción. Y el hecho de que lo hubiese hecho en el más allá, no significa que lo hubiese hecho en esta vida.

Se basan también en el relato registrado por Muslim, que Al-lah lo tenga en Su misericordia, en el que Anas ibn Malik, que Al-lah esté complacido con él, dijo que el Profeta Muhammad, sal-lal-lahu ‘alaihi wa sal-lam, dijo: “El Dayyal (el falso Mesías) será tuerto, y tendrá inscrito en su frente: Kafir (incrédulo)” . Luego deletreó esta palabra: “K-F-R” .

Nuevamente decimos que este registro no sirve de prueba alguna para afirmar que sabía escribir y leer, pues el que haya deletreado una palabra o más, no significa que no fuera iletrado. El deletreo de las palabras, en especial en árabe, es un asunto que lo puede realizar tanto el que sabe leer como el que no sabe. Pues el deletreo no se realiza solamente de las palabras que se leen sino que también de las que se escuchan o pronuncian.

Para finalizar, hay que mencionar algo importante, y es que la gente de la Meca, quienes conocieron y vivieron con el Profeta, concordaron y confirmaron su analfabetismo. Ellos, que eran los más interesados en encontrar cualquier inconsistencia y contradicción en lo que decía, jamás hubieran desaprovechado una oportunidad como esta para negar su profecía y mensaje.

El analfabetismo del Profeta Muhammad, sal-lal-lahu ‘alaihi wa sal-lam, fue una señal de su veracidad.

________________________________

Ver más:

Malos entendidos respecto al analfabetismo del Profeta Muhammad -I
Malos entendidos respecto al analfabetismo del Profeta Muhammad -II

 

Related Articles