Para la mujer

  1. Para la mujer
  2. Purificación del alma

El arrepentimiento en Ramadán

2756 1327

Dice Al-lah (lo que se interpreta en español): {Y pedid perdón a Al-lah por vuestros pecados ¡Oh, creyentes!, que así tendréis éxito [en esta vida y en la otra].} [Corán 24:31]

 Y también Dice (lo que se interpreta en español): {¡Oh, creyentes! Arrepentíos ante Al-lah en forma sincera…} [Corán 66:8] Por lo tanto, el arrepentimiento no es sólo para las personas que hayan cometido un pecado, sino que es una exigencia para todas las personas, incluyendo los creyentes que desean obtener la gran recompensa del Paraíso y ser prósperos en esta vida.
 
Una de las grandes bendiciones de Al-lah sobre Sus siervos, es que Él deja abierta la puerta del arrepentimiento para aquellos que desean arrepentirse y retornar a su Señor. Al-lah hizo del arrepentimiento un nuevo amanecer, que indica el comienzo de un nuevo día para el viaje hacia el Mas Allá.
 
Abu Musa Al Ash`ari, que Al-lah Esté complacido con él, reportó que el Profeta, sallallahu ‘alayhi wa sallam, dijo: “Al-lah, exaltado sea, continuará extendiendo Su mano durante la noche, de modo que los pecadores del día puedan arrepentirse; y continuará extendiendo Su mano durante el día, de modo que los pecadores de la noche puedan arrepentirse, hasta que el sol se levante por el oeste”. [Muslim]
 
Abu Hurayrah, que Al-lah Esté complacido con él, narró que el Mensajero de Al-lah, sallallahu ‘alayhi wa sallam, dijo: “Al-lah Perdonará a aquel que se arrepienta antes que el sol se levante por el oeste”. [Muslim]
 
`Abdullaah Ibn `Umar, que Al-lah Esté complacido con él, reportó que el Profeta, sallallahu ‘alayhi wa sallam, dijo: “Al-lah acepta el arrepentimiento de un siervo mientras éste no esté en su lecho de muerte (es decir, antes de que el alma de la persona agonizante llegue a su garganta)”. [Ahmad y At-Tirmidhi]
 
El mes de Ramadán es una gran oportunidad para arrepentirse y retornar a Al-lah, y para renovar nuestro compromiso con Él. Por lo tanto, debemos estar atentos y aprovechar Ramadán al máximo para lograr alcanzar el perdón de Al-lah. Abu Hurayrah, que Al-lah Esté complacido con él, reportó que el Profeta, sallallahu ‘alayhi wa sallam, dijo: “Que Al-lah Humille a aquel que vivió lo suficiente como para presenciar Ramdán, y pasó el mes sin ser perdonado”. [At-Tirmidhi]
 
Amados hermanos, este bendito mes es el mes del Corán, de la bondad, del arrepentimiento, de la expiación de los pecados, del descenso de la misericordia y la elevación de los rangos…Volvámonos, pues, en arrepentimiento a Al-lah, porque los creyentes no encontrarán la satisfacción excepto en el Paraíso…Refugiémonos en Al-lah y busquemos Su Perdón antes de que nuestros pecados nos destruyan…Despertemos de nuestro profundo sueño, ya que el tiempo pasa muy rápidamente…Esforcémonos por no privarnos del placer del Paraíso…Actuemos pronto y arrepintámonos, y tratemos de enmendar las faltas que hayamos cometido.
 
El Profeta, sallallahu ‘alayhi wa sallam, que había sido perdonados por todos sus pecados, se arrepentía ante Al-lah y le pedía Su perdón muchas veces al día. Abu Hurayrah, que Al-ah Esté complacido con él, dijo: “Escuché al Mensajero de Al-lah, sallallahu ‘alayhi wa sallam, diciendo: ‘Juro por Al-lah que busco el Perdón de Al-lah y me vuelvo a Él en arrepentimiento más de setenta veces al día’”. [Al Bujari]
 
Al Aghar Ibn Yasar Al Muzani, que Al-lah esté complacido con él, narró que el Mensajero de Al-lah, sallallahu ‘alayhi wa sallam, dijo: “Vuélvanse en arrepentimiento a Al-lah y pidan Su Perdón. Yo me vuelvo a Él en arrepentimiento cien veces al día”. [Muslim]
 
Sigamos el ejemplo de nuestro amado Profeta, sallallahu ‘alayhi wa sallam, y no retrasemos nuestro arrepentimiento; dejemos de usar la frase “los haré luego”, y recordemos que la vida no es nada más que una ilusión.
 
Tú que has desperdiciado el día de ayer y estás esperando el día de hoy…los pecados te están destruyendo…arrepiéntete ante tu Señor por tus faltas…si lloras y te humillas a ti mismo ante tu Señor y le suplicas que te Perdone, Él te Aceptará y Estará complacido con tu arrepentimiento.
 
Al-lah se complace con el arrepentimiento de Sus siervos. Anas Ibn Malik, que Al-lah esté complacido con él, el criado del Mensajero de Al-lah, sallallahu ‘alayhi wa sallam, narró lo siguiente: “El Mensajero de Al-lah, sallallahu ‘alayhi wa sallam, dijo: ‘La alegría de Al-lah, cuando alguno de vosotros se vuelve a Él en arrepentimiento, es mayor a la que alguno de vosotros sentiría si estuviese cabalgando sobre su camello en el (inhóspito) desierto, y éste se escapase de él junto con todas sus provisiones, dejándolo sin la más mínima esperanza. El hombre llega a un árbol y se refugia bajo su sombra (esperando la muerte), pues ha perdido toda esperanza de encontrar a su camello. Entonces, mientras él se encuentra en ese estado (de desesperación), sorpresivamente su camello aparece ahí, en frente suyo. Lo agarra por sus riendas y grita, desde lo mas profundo de su alegría:" ¡Oh Al-lah, Tú eres mi siervo y yo soy tu señor!" Su error fue motivado por la intensidad de su felicidad’”. [Al Bujari y Muslim]
 
¿Ves cómo Al-lah se complace con la persona cuando se vuelve a Él en arrepentimiento? ¿Quiénes somos nosotros para que Al-lah se regocije por nuestro arrepentimiento? No somos más que criaturas débiles sin poder alguno. Pero Él es el Todopoderoso, Omnipotente, el Rey y el Único que controla los cielos y la tierra.
 
No desesperemos de la Misericordia de Al-lah…debemos saber que no existe un pecado tan grande que Al-lah no pueda Perdonar; y que siempre que un siervo se vuelve a Al-lah en sincero arrepentimiento, Él lo Acepta y lo Perdona, pues Él es el Compasivo y Su Misericordia lo abarca todo.
 
Anas, que Al-lah Esté complacido con él, reportó que el Mensajero de Al-lah, sallallahu ‘alayhi wa sallam, dijo: “Al-lah, Exaltado Sea, Dijo: ‘¡Oh, humanos! Yo los Perdono mientras se dirijan a Mí en oración y busquen Mi Perdón, sin importar los pecado que hayan cometido. ¡Oh, humanos! No importa si vuestros pecados alcanzan la altura del cielo, si suplican Mi Perdón, Yo los Perdonaré. ¡Oh, humanos! Si vienen a Mí con una cantidad de pecados del tamaño de la tierra, y se encuentran Conmigo sin haberme asociado nada, Yo los Recibiré con la misma cantidad de perdón’”. [At-Tirmidhi]
 
Cuando nos volvemos a Al-lah en arrepentimiento, no debemos volver a cometer el mismo pecado otra vez, ya que éste es uno de los errores más destructivos. Nunca debemos volver atrás después de haber sido bendecidos y rescatados por Al-lah; porque el regresar a nuestros pecados después de haber sido perdonados, tiene severas consecuencias. Recordemos que el ayuno no es solamente abstenerse de comer y beber, y que debemos evitar todos los pecados y dirigirnos a Al-lah en arrepentimiento.
 

Related Articles