Escoger a la esposa adecuada

1458 383

El Islam invita a sus seguidores a casarse, prohibió el celibato e hizo del matrimonio una de sus normas. También, permitió casarse con una mujer de la gente del Libro y facilitó los asuntos pertinentes al matrimonio sin complicarlos. Además, animó profundamente a elegir bien a la esposa, a elegir entre las musulmanas, e hizo que la mejor base y la medida preferida fuera el grado de religiosidad. Fue narrado bajo la autoridad de Abu Hurayrah, que Al-lah esté complacido con él, que el Profeta, sallallahu ‘alayhi wa sallam, dijo: “Se busca el matrimonio con una mujer por cuatro cualidades: por su riqueza, por su linaje, por su belleza y por su religión. Elige a la que tenga mejor comportamiento moral y religioso y serás feliz. Narrado por Al Bujari y Muslim, que Al-lah les dé Su perdón.

Así pues; el Mensajero de Al-lah, sallallahu ‘alayhi wa sallam, mencionó que la mujer es pretendida en matrimonio normalmente por cuatro razones: la fortuna, el linaje, la belleza y la religión, e indicó que el parámetro para valorar a la futura esposa sea la religión. Además juro que ésta es la verdad que sustentan los mismos hechos de la vida real de la gente. Pues, el dinero es un placer efímera y un préstamo de plazo fijo. ¿Cuántos ricos llegaron a ser pobres en un día y una noche? Y ¿cuántos pobres llegaron a ser ricos en un abrir y cerrar de ojos?  El dinero está constantemente amenazado por el consumo.
Entonces, ¿cuál es la relación de la felicidad con el dinero? Existe una gran ilusión que domina a muchas personas; ya que, creen que la felicidad se basa en la riqueza y la fortuna. Sin embargo, la verdad es que el dinero no crea la felicidad, sino que puede ayudar a aumentarla si ella ya está. Pues, si  ella no proviene de la profundidad del alma a causa de la satisfacción, la convicción y la buena convivencia, el dinero nunca creará la felicidad.
También la belleza, a pesar del inmenso placer que provoca la belleza, esta depende de la salud y la juventud, y pronto se agota y desvanece con el avance de la edad, la llegada de las enfermedades y los repetidos embarazos y partos..
Imagine usted que está casado con Miss Universo, y que entre ustedes no hay ningún entendimiento; entonces, ¿de qué le sirve esta belleza?  La belleza puede llevar a su amo a la vanidad, la tentación, la presunción y las malas inclinaciones. La belleza en sí misma no es un defecto ni una imperfección, ya que si se junta a la virtud y la religión, es positiva, pero ella sola no hace realidad la felicidad ni el placer.
En cuanto al linaje; pues es es algo que depende de las costumbres; pues una gente podría ser de humilde linaje según el punto de vista de otros, cuando en realidad no le falta nada de virtudes y buenas costumbres: “quien es negligente en su trabajo y hace mal, no le servirá ni su linaje ni ninguna otra cosa”. Además, el linaje no cambia por sí mismo como sucede con el dinero y la belleza, pero sí cambia a los ojos de los demás.
Y como hemos aclarado antes, lo que puede ser un privilegio en el linaje de una persona, puede ser un defecto en la opinión de los demás.
También, si el buen linaje se junta con la moral tolerante y la religiosidad sincera, será un bien y una bendición, ya que, el Mensajero, sallallahu ‘alayhi wa sallam, dijo: “las personas son de diferentes descendencias; las mejores durante Al Yahiliyyah serán las mejores en el Islam, si comprenden el conocimiento de la religión”.
Sin embargo, el grado de práctica religiosa del Islam –la verdadera religiosidad – es algo que ni cambia ni varía. La verdadera religiosidad de la esposa no expone al esposo a ningún tipo de crisis. Pues, ella protege y ayuda al esposo en su honor, en sus bienes y en sus hijos; lo anima a todos los tipos de buenas obras, rectitud y Taqwa; lo apoya a obedecer a sus padres y a donar de sus bienes  para los necesitados e indigentes. También, ella lo mira con una mirada llena de amor, misericordia, afección y ternura. Le obedece en todo lo que ordena, salvo si ordena cometer un pecado; ya que no se obedece a ninguna criatura si se desobedecerá así al Creador.
La esposa debe ser una ayuda en todas las dificultades, problemas, crisis y obstáculos por los que transcurre el esposo; pues, siente que la angustia que afecta a su esposo, es algo que la amenaza directamente a ella, y le hace sentir que no está solo en sus desventuras. ¡Cómo alivia la desgracia el hecho de que el desgraciado vea a alguien que comparte sus sentimientos, con sinceridad y fidelidad, y ve que tiene con él a quien le da firmeza, le apoya, sostiene y consulta!
Y casi desaparecen completamente los problemas de la vida del esposo con la mujer religiosa; y esto porque no existe problema sin tener una solución en el Islam. Por lo tanto, si ella cumple su deber con sinceridad y entusiasmo, cubre la casa con nubes de felicidad y alegría.
Además, la gente vive con los la esencia misma de las cosas, se regala con las emociones y se alegra con los sentimientos más que con los asuntos materiales y físicos.

Todo esto invita, al sensato de entre los musulmanes, a no dar prioridad por delante de la religión de la mujer a otro factor.

Related Articles

Artículo más visitado

Vida matrimonial

Las occidentales y el matrimonio

Soy psiquiatra y mi trabajo me permite ver la otra cara de la sociedad y mezclarme con diferentes tipos de gente, tanto mujeres como hombres. La naturaleza de quienes trabajan en ramos como el mío...más